I. El legado de José García Santesmases (1952 a 1977)

José García Santesmases puede considerarse un pionero de la informática y la automática en España. Entre otras contribuciones, a él se deben:

  • 1952, crea el Instituto de Electricidad y Automática (IEA) del CSIC.
  • 1954, concluye el diseño y construcción de un computador analógico que se presentó en el I Congreso Internacional de Cálculo Analógico celebrado en Bruselas en 1955.
  • 1956, finaliza el desarrollo de una unidad aritmética de un computador digital que permitía sumar dos números de 8 cifras decimales en un tiempo inferior a un milisegundo.
  • 1958, organiza un Congreso Internacional de Automática.
  • 1967, crea la Asociación Española de Informática y Automática (AEIA).
  • 1968, aparece el primer número de la Revista de Informática y Automática, editada por la AEIA.
  • Promotor de las Escuelas de Verano de Informática.

José García SantesmasesNació el 2 de mayo de 1907 en la ciudad de Barcelona. En 1930 obtiene en París el título de ingeniero por la Ecole Supérieure d’Electricité. Continúa su formación y en 1935 consigue el Premio Extraordinario de la Universidad de Barcelona, licenciándose como físico. Se doctora en la Universidad de Madrid en 1943 y posteriormente se traslada a la Universidad de Granada, en donde impartirá docencia durante dos años, tras los cuales vuelve como profesor a Madrid. En 1949 colabora en el Cavendish Laboratory de Cambridge y, seguidamente, durante algo más de un año en el Computation Laboratory de la Universidad de Harvard, bajo la dirección de Howard H. Aiken. Santesmases ocupará la cátedra de Física Industrial en la Universidad de Madrid hasta su jubilación en 1977.

José García Santesmases

El punto culminante de su carrera lo constituye la construcción, entre 1953 y 1954 de la primera calculadora electrónica analógica desarrollada en España, que fue presentada en el I Congreso de Cálculo Analógico de Bruselas. La máquina fue creada en los laboratorios del Instituto de Electricidad de la Universidad Central con un equipo formado por José González Ibeas, Antón Civit Breu, Gregorio Fernández Fernández y Julio Sant Magallanes.

El 24 de octubre de 1989 muere en Madrid, donde desarrolló la mayor parte de su carrera científica. Una calle de la Ciudad Universitaria de Madrid recibe su nombre, al igual que el Museo de Informática García Santesmases (MIGS), sito en la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid. La colección bibliográfica reunida por este investigador está integrada en la Biblioteca de dicho centro.